¡no tengo leucemia! Nov17

Tags

Related Posts

Share This

¡no tengo leucemia!

Hola, sacá esa cara de susto. Prefiero la sonrisa socarrona y el chiste gastadísimo del televisor, pero no la cara de angustia. Te acabo de decir que voy a tener un hijo, no que tengo leucemia. Sí, el quinto. No, no se nos escapó, lo queríamos. Sí, ya sé que el mundo está para atrás. No, relajate: la superpoblación es un slogan de los ricos para explotar a los pobres ¿Sabías que el 5% de la población consume y contamina el 35% de los recursos naturales del planeta? El problema es la codicia, no los bebés. Pero no nos vayamos del asunto: ¿Estás contento? ¿Te alegrás conmigo? Tranquilo, la camioneta tiene 7 asientos, en el colegio me van a dar beca, en casa hay espacio, quizá reciclemos algo de ropa y pospongamos el viaje a Disney, pero nadie se murió por eso. Veo que estás cambiando la cara, qué alegría. Recién lo vimos en la ecografía, ¡no sabés las ganas de existir que tiene! Pareciera que sabe que no existe de casualidad, que nadie en el mundo existe de casualidad. Cuando lo veo pienso que va a ser el mejor amigo de alguien, el amor de la vida de alguien. Lo pienso y me emociono. ¿Te emociona a vos también? ¿Viste? La vida debería emocionar, no preocupar. Alegrate conmigo, esperanzate conmigo. Abrazame, besame, palmeame. Celebremos la bienaventuranz… epa…mirá… ¿te diste cuenta? Ahora tenés otra cara. No sabés lo bien que te queda y lo bien que me hace. Gracias.

 

© JIR