redentora Ene23

Tags

Related Posts

Share This

redentora

Para rehacer algo, el universo no siempre necesita de millones de años o la violencia de una supernova; a veces se vale de instantes fugaces y seres milimétricos, que igualmente recrean una cosa que necesitaba morir y renacer en otra cosa mejor. Esta redención fue ejecutada por una humilde mosca que cumplió un designio salvador sin saber que lo estaba cumpliendo. ¿El redimido? El cuadro más feo del mundo, mezcla de bucólico y cursi, que -gracias a que la mosca se posó en el lugar exacto- cambió toda la composición, ganando un sentido y hechizo nuevos que el autor jamás pudo imaginar.

Así era el cuadro sin la mosca. Un niño con una trompetita y pajarito rojo, mirando azorado a un cuervo que parece estar diciéndole algo.

Y ahora, el cuadro con la mosca, posada durante instantes en el lugar justo para contar una historia nueva, grotescamente maravillosa.

Un plano más cerrado, para ver que la mosca se paró exactamente en la intersección de la mirada entre el niño y el cuervo, haciendo que el cuadro contara otra historia; quizá el pájaro queriéndose comer al insecto, o el niño estando sorprendido frente al bicho que se interpuso entre su interlocutor. Hasta el pajarito rojo parece estar pasmado.

Y para que vean que no es montaje, la mosca en 3D

Segundos después, se voló, como hacen las moscas.

Gracias, universo.

 

© JIR